23/01/2024 - EDITORIAL
COLABORACIONISTAS: NUNCA FALTÓ UN ALCAHUETE, QUE BLANDIENDO UNA REPRESENTACIÓN POPULAR SE PRESTE

Foto de Portada: bufones de la corte, Russia Beyond. Era muy joven en tiempos de Onganía, pero algo leía de lo que llegaba a mi casa, o al colegio secundario. Y no dejaba de sorprenderme ver a los dictadores de la Revolución Argentina, posando sonrientes con algunos sindicalistas como José Alonso del Sindicato del Vestido, Rogelio Coria, de la Construcción y Juan José Taccone de Luz y Fuerza. Yo no entendía mucho lo que pasaba, pero podía darme cuenta que no todos procedían así. Algunos dirigentes sindicales a veces se enojaban, ladraban un poco y después negociaban. Y también había otros que luchaban siempre. LEER MÁS ....


 






Los primeros números de la Revista Cristianismo y Liberación, que llegaron a mis manos, cuando tenía 17 años, me aclararon el panorama y pude entender que significaba la palabra traidor. En los 70, lo conocí a Guana del gremio de la Carne, que era de origen radical, pero se volvió oficialista con Perón e Isabel. También tuve noticias de Calabró, un dirigente propatronal metalúrgico que terminó como gobernador de la Provincia de Buenos Aires.


Durante la dictadura de Videla conocí a otros colaboracionistas. Trabajando en una fábrica plástica nos llegaba la revista del sindicato.  El dirigente nacional del gremio, Jorge Triaca, primero fue preso, pero después lo liberaron y empezó a hacerle homenajes a los militares. En mi  barrio quisimos organizar cursos de música popular y fuimos al centro de fomento del barrio. Nos encontramos que estaba dirigidos por socialistas  “democráticos” del grupo de Américo Ghioldi, que era embajador en Portugal. Duramos menos de un mes. Lo querían traer a dar charlas al Jefe del Regimiento 7, y que los chicos usaran en los campamentos las carpas del ejército.


Cuando gobernó Menem, lo volví a ver a Jorge Triacca que fue elegido Ministro de Trabajo. También estaba Patricia Bullrich, diputada por Capital que en menos diez años había pasado del peronismo combativo a las filas de un gobierno neoliberal. Despues vino la Alianza, con el gobierno de De la Rúa, y otra vez Patricia Bullrich y otros nombres conocidos.


Yo nunca creí que los gobiernos del ciclo kirchnerista, desde el primero de Nestor al último de Alberto fueran gobiernos en disputa, pero no me cabe duda que en ellos participaron muchas compañeras y compañeros que dieron la pelea. El proceso político que fue de un reformismo nacional y popular a un neoliberalismo progresista, demuestra que esos compas perdieron la pelea. Nunca los calilficaría como colaboracionistas.


Lo de Macri fue diferente.  Hubo palos para el que se rebelara y billetera grande para el que hiciera la plancha. A muchos dirigentes sindicales y sociales, críticos de la política macrista, que se olvidaron de movilizar o nunca encontraron el momento adecuado, les fue mucho mejor que al país.   


La irrupción de Milei, un político que provoca diciendo lo que piensa, y que no está dispuesto a darle un peso a sus críticos, no da lugar a confusiones. Quien quiere darle gobernabilidad, es un colaboracionista capaz de hacer acuerdos con el peor de los nazis. Su sinceridad desnuda a los que que alguna vez se presentaron como nacionales y populares, posaban de republicanos, a se disfrazaban de demócratas. La incontinencia verbal de Milei deja expuestos a quienes se le arriman.


El pase de Scioli, que fue Gobernador y candidato presidencial del kirchnerismo, o los acuerdos de Pichetto, que durante diecisiete años fue jefe de la bancada peronista en el Senado, obligan a preguntarse si realmente hubo otro proyecto de país posible, o si apenas fue una ilusión óptica. Los radicales reviven su peor versión de partido gorila y antiobrero. Y los del PRO confirman que siempre fueron conservadores autoritarios y cipayos, disfrazados de modernos con globos de colores.


En la Argentina de nuestros días se da el extraño fenómeno político que los colaboracionistas tienen más ganas de arreglar que el Presidente.  Y que la CGT, que en distintos momentos históricos aportó fichas y dirigentes a las filas del colaboracionismo, hoy se ha plantado dando cobertura a una amplia protesta social.


La masividad del acto del 24 de enero, va a definir, entre otras cosas, el crecimiento o no de las huestes del colaboracionismo. Candidatos y candidatas para saltar la tranquera no faltan. Lo que está en duda, es si resulta buen negocio aparecer muy pegado a Milei.







 12/07/2024 -
BUENO, BONITO, BONAERENSE


EL CARTERO DE PINAMAR
Propietaria: Virginia F. Visaggio
Celular de contacto: 2267 439493
Director responsable: Angel Visaggio
Edición: Viernes 19 de Julio de 2024 NÚMERO
Solis 646 - Pinamar - Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA RE-2023-61993578-APN-DNDA#MJ